La página de la poesía.


Esta página está dedicada a la poesía: en ella podremos leer poemas de los mejores poetas en lengua castellana de todos los tiempos, desde la antigüedad, hasta nuestros días. También tendrán cabida en esta página los poemas de autores albalateños que podamos recopilar.

POETAS:
- Luis de Góngora y Argote: "Serranas de Cuenca".
- Antonio Machado: "El mañana efímero."
- Miguel Hernández: "Carta completamente abierta a todos los oriolanos."
- Rubén Darío: "A Margarita Debayle."
- Miguel Hernández: "La Nana de la cebolla."
- Federico García Lorca: "Burla de don Pedro a caballo."
- Félix Lope de Vega y Carpio: "Es la mujer" (soneto)
-PARTOS: "Pariendo juró Pelaya..." (Autor: ¿?)
- Ramón de Campoamor: "Un hombre como yo"
- Francisco de Quevedo y Villegas: "La mujer" Soneto.                    -Francisco de Quevedo y Villegas: "Burla de los que con dones quieren granjearse del Cielo pretensiones injustas".  
 -Mayda Antelo: "Primavera es vibrar". 
 -Mayda Antelo: "El campo" 
 -Mayda Antelo: "La ciencia del amor." 
 "A Mayda: jalones de su vida" - José Picón (Versolari) 
 -Jose Luis García Martínez (noguera) (Albalate de las Nogueras). - "Anhelos de poeta".                


   Serranas de Cuenca    -Luis de Góngora y Argote.
                     

Empezaremos con uno de los más grandes poetas españoles:
ANTONIO MACHADO: "El Mañana Efímero"      NOTA: para abrir las páginas y leer bien las poesías, pinchar y hacer click sobre el texto de cada poema.
                    
MIGUEL HERNÁNDEZ
"Carta completamente abierta a todos los oriolanos"




                                                               

RUBÉN DARÍO:
"A Margarita Debayle"




MIGUEL HERNÁNDEZ
"Nana de la Cebolla"





                                                                                    
Federico García Lorca: Romancero Gitano.
Burla de Don Pedro a caballo:
Romance con lagunas.

Por una vereda
venía don Pedro.
¡Ay cómo lloraba
el caballero!
Montado en un ágil
caballo sin freno,
venía en la busca
del pan y del beso.
Todas las ventanas
preguntan al viento
por el llanto oscuro
del caballero.

PRIMERA LAGUNA

Bajo el agua
siguen las palabras.
Sobre el agua
una luna redonda
se baña,
dando envidia a la otra
¡tan alta!
En la orilla,
un niño
ve las lunas y dice:
-¡Noche, toca los platillos!

SIGUE

A una ciudad lejana
ha llegado don Pedro.
Una ciudad de oro
entre un bosque de cedros.
¿Es Belén? Por el aire
yerbaluisa y romero.
Brillan las azoteas
y las nubes. Don Pedro
pasa por arcos rotos.
Dos mujeres y un viejo
con velones de plata
le salen al encuentro.
Los chopos dicen: No.
Y el ruiseñor: Veremos.

SEGUNDA LAGUNA

Bajo el agua
siguen las palabras.
Sobre el peinado del agua
un círculo de pájaros y llamas.
Y por los cañaverales,
testigos que conocen lo que falta.
Sueño concreto y sin norte
de madera de guitarra.

SIGUE

Por el camino llano
dos mujeres y un viejo
con velones de plata
van al cementerio.
Entre los azafranes
han encontrado muerto
el sombrío caballo
de don Pedro.
Voz secreta de tarde
balaba por el cielo.
Unicornio de ausencia
rompe en cristal su cuerno.
La gran ciudad lejana
está ardiendo,
y un hombre va llorando
tierra adentro.
Al Norte hay una estrella.
Al Sur un marinero.

ÚLTIMA LAGUNA

Bajo el agua
están las palabras.
Limo de voces perdidas.
Sobre la flor enfriada
está don Pedro olvidado
¡ay!, jugando con las ramas.

Félix Lope de Vega y Carpio: "Es la mujer" (soneto):
Es la mujer del hombre lo más bueno
y es la mujer del hombre lo más malo;
su vida suele ser y su regalo,
su muerte suele ser y su veneno.

Cielo, a los ojos cándido y sereno,
que muchas veces al infierno igualo;
por raro al mundo su valor señalo,
por falso al hombre su rigor condeno.

Ella nos da su sangre, ella nos cría;
no ha hecho el cielo cosa más ingrata;
es un ángel y, a veces, una arpía;

quiere, aborrece, trata bien, maltrata,
y es la mujer, en fin, como sangría,
que a veces da salud y a veces mata.

PARTOS: "Pariendo juró Pelaya..." (Autor: ¿?)
Pariendo juró Pelaya
de no volver a parir,
y luego volvió a decir:
"Jura mala en piedra caya."
Como era la vez primera
que en este trance se "vía",
dijo que aquesta sería
la primera y la postrera.
Mas no hubo bien alzado
la saya para parir,
cuando la oyeron decir:
"Jura mala en piedra caya."

 Ramón de Campoamor: "Un hombre como yo."
                                  Un hombre como yo, que siempre ha sido
                                                    soldado del amor, y hoy herido,
                                                    la fuerza de la edad le dió de baja
                                                   en materia de placeres.
                                                   Puedo jurar por Venus y Baco
                                                   que, excepto el vino, el juego y el tabaco,
                                                   no tuve más pasión que las mujeres.
Francisco de Quevedo y Villegas: "La mujer" Soneto:
         "De quince a veinte es niña; buena moza
          de veinte a veinticinco, y, por la cuenta,
          gentil mujer de veinticinco a treinta;
         ¡Dichoso aquél que en tal edad la goza!

         De treinta a treinta y cinco no alboroza,
         mas puédese comer con salpimienta;
         pero de treinta y cinco hasta cuarenta
         anda en vísperas ya de una coroza.

         A los cuarenta y cinco es bachillera,
         ganguea, pide y juega del vocablo;
         cumplidos los cincuenta, da en santera.

         Y a los cincuenta y cinco, hecho de retablo;
         niña, moza, mujer, vieja, hechicera
         bruja y santera, se la lleva el diablo."

Francisco de Quevedo: "Burla de los que con dones quieren granjearse del Cielo pretensiones injustas."

        
   
                                                                 
           Para comprar los hados mas propicios,           
       como si la deidad vendible fuera,
       con el toro mejor de la ribera
       ofreces cautelosos sacrificios.

          Pides felicidades a tus vicios;
       para tu nave rica y usurera,
       viento tasado, y onda lisonjera,
       mereciéndole al golfo precipicios.

          Porque exceda a la cuenta tu tesoro,
       a tu ambición, no a Júpiter engañas,
       que él cargó las montañas sobre el oro.

           Y cuando l´ara en sangre humosa bañas,
       tú miras las entrañas de tu toro,
       y Dios está mirando tus entrañas.


Mayda Antelo: "primavera es vibrar de encantamiento." (inédito)

               Cuando soñamos solos
                       solo es un sueño
                       mas si soñamos juntos
                       es real el misterio.

                       Mirando al mar, el campo
                       subyugados nos vemos
                       como así las estrellas
                       retienen nuestro aliento.

                       Y hata penas de amor
                       son bellas sin remedio.

                       Si las plantas florecen
                       y florece mi verso
                       cuando un hombro amigo
                       anima con su aliento.

                       Aleluya Alegría
                       aún es bella la vida
                       en su descubrimiento.    
             
Mayda Antelo: "El campo"
               El campo cien ojos tiene,
                      el viento nos trae las voces
                      de granjas, culebras, grillos...
                      La luz del sol nos agrede
                      yo arropada por el Nido
                     gozándome entre mis Hoces,
                     y en subliminal embeleso
                     de olores y voz del río
                     siento el alma se enriquece
                     en el celeste concierto
                     del universo divino.
            Mayda Antelo: "La ciencia del amor."
              La ciencia del amor, la Poesía
                     relámpago es fugaz, alas al cielo
                     de ángel abrasador con melodía
                     que anuncia sinrazón de luz y fuego.

                    Sí, se fué el tiempo del amor, los otros
                    son destellos de luna ensombrecida,
                    apenas resplandor, arpegio loco...
                    que un beso traicionero me vencía.

                   Y me refugio en el amante ausente
                   sol que llenó de tornasol mi vida
                   en su mundo sereno, feliz siempre.

                   Pero ese amor me lleva a una agonía
                   porque ay, ahora ya no está presente
                   y quedo con la miel sin dar salida.

José Picón (Versolari):
        A Mayda: Jalones de su vida.
                     Con la primera luz y primer llanto
                     precisos síntomas de nacimiento
                     madre feliz con su alumbramiento
                     e inicio de vida y su quebranto.

                     Año tras año van dando conciencia
                     con alegrías y penas que propugnan
                     para llenar tu vida de sapiencia
                     y experiencias vitales que se suman.

                     Hoy uno más, aunque no importa cuántos,
                     porque, Mayda tú vuelas sobre ellos
                     abrazada a sonetos que son cantos
                     de añoranzas y mágicos encuentros.

                    Tus amigos y yo especialmente
                    en tu fecha crucial, querida Mayda
                    deseamos seas feliz hoy, y siempre
                    siga siendo tu voz oda inspirada.      

 -Jose Luis García Martínez (noguera) (Albalate de las Nogueras).- "Anhelos de poeta".

               

No hay comentarios:

Publicar un comentario